Huila en contexto

Introducción

El departamento del Huila se ubica en la región Andina hacia el sur de Colombia.  Forma parte integral de la cuenca alta del Río Magdalena  y de la biósfera del macizo colombiano, lugar que constituye la estrella hídrica más importante del país. En la región confluye la interconectividad de las regiones Andina, Amazónica y Pacífica y su diversidad de ecosistemas va desde el bosque muy seco tropical en la región de la Tatacoa, pasando por el Bosque Andino y Alto Andino, hasta las nieves perpetuas en el Nevado del Huila. Gracias a esa diversidad, la región tiene una gran oferta  de bienes y servicios ecosistémicos en los que se soporta el desarrollo regional y sus apuestas productivas, así como el bienestar y la calidad de vida de sus habitantes.

El desarrollo económico de la región ha estado asociado tradicionalmente con la extracción de hidrocarburos. Sin embargo dado que el departamento posee ventajas competitivas y estratégicas para el desarrollo del país, actualmente sectores como el comercio, la agricultura y la construcción son significativos. En la región existe una gran vocación agroalimentaria, generadora de importantes volúmenes de producción en renglones como la caficultura, los frutales, y la piscicultura.Cuenta con un potencial hidroenergético capaz de generar el 43% de la producción hidroenergética del país yposee sectores con alta potencialidad como el sector minero, con importantes yacimientos de roca fosfórica, mármoles, arcillas. Adicionalmente, el sector turístico tiene una oferta representativa de recursos y un notable potencial de crecimiento en servicios e infraestructura.  el turismo,con diferentes clusters para realizar actividades de aventura y de turismo cultural.

Productor de agua para Colombia

Al formar parte del Macizo Colombiano, el Huila cuenta con grandes reservas de agua, incluyendo extensos páramos, como el “Páramo de las Papas”, donde nace el río Magdalena, y el Nevado del Huila.  En el  departamento existen 12 subcuencas hidrográficas que proporcionan en promedio una oferta hídrica máxima de 555 m3/s y una oferta mínima de 215 m3/s durante la época seca, lo cual constituye el caudal de agua que la cuenca aporta al Río Magdalena y evidencia la importancia del departamento en términos del servicio de provisión de recursos hídricos aguas abajo. 

La provisión continua de agua que el departamento del Huila suministra a Colombia (servicio ambiental fundamental) depende del manejo del agua aguas arriba en la cuenca que es función de la infraestructura existente, de los usos urbanos y agrícolas, del manejo del territorio y del clima. La situación de los usos vigentes del agua refleja los retos actuales de la gestión del recurso en la región donde los usos urbanos, agrícolas, energéticos y ecosistémicos compiten, generando condiciones que requieren mejores herramientas de planeación para garantizar el agua en el Huila y la continua provisión de agua para Colombia. Si bien los diferentes instrumentos de planeación proporcionan lineamientos concretos en torno al uso y manejo de los recursos hídricos y existen avances significativos en el tema, aún existe deterioro en las cuencas, alteración de los ecosistemas y contaminación de aguas, lo que genera presión sobre el recurso hídrico, especialmente en las zonas norte y centro durante las épocas de verano (periodo seco, de poca precipitación). 

Sus ecosistemas y biodiversidad: Un gran potencial amenazado

El Huila  ha sido un departamento pionero en la constitución de figuras  de conservación, declarando el primer parque Nacional natural en 1960. Actualmente tiene  6 parques naturales regionales, 23 parques naturales municipales, 67 reservas naturales de la sociedad civil, que sumadas equivalen aproximadamente al 21% de del territorio departamental, logrando conservar el 54% de los 31 ecosistemas identificados en el Huila. Adicionalmente  hace parte de la reserva de la  biosfera del Cinturón Andino, de la reserva forestal de la Amazonia  y de la reserva forestal central.

El departamento genera importantes servicios ecosistémicos. Sus coberturas forestales y áreas de páramos y humedales, permiten la regulación hídrica y ofrecen las condiciones para que el departamento sea un importante productor neto de agua y, a la vez, un generador de otros servicios ambientales y de oportunidades de desarrollo sostenible sobre la base de su biodiversidad.  Adicionalmente, os bosques que cubren casi un tercio del territorio departamental se consideran un patrimonio estratégico para la región y se estima que almacenan cerca de 293 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO²), que en algo contribuyen a la regulación global de la concentración de CO². Adicionalmente, estos bosques son el hogar de una cantidad notable de especies de fauna silvestre (muchas endémicas) y el paso temporal para especies migratorias desde la Amazonia, el litoral Pacífico y la región Andina.

No obstante, existen grandes presiones en el departamento sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, que se relacionan principalmente con los procesos de deforestación para la ampliación de la frontera agrícola, la extracción ilegal de sus recursos de biodiversidad y los sistemas de producción de alto impacto.La deforestación en el departamento del Huila varía entre 5.000 y 10.000 Ha. Las áreas de producción agropecuaria, crecen a una tasa de 6.832 Ha/año de las cuales la agricultura contribuye con 3.066 Ha/año y el crecimiento del área en pastos con 3.765 Ha.

Estas presiones han conllevado a un proceso importante de pérdida y fragmentación de Hábitats, los bosques naturales del departamento  hoy abarcan apenas el 30% del territorio, de los cuales el 38% es catalogado como bosques fragmentados.  Existen cambios en la estructura, composición y función de los ecosistemas y  la vegetación desértica en el Huila crece a una tasa de 667 Ha/año.

En términos generales, los ecosistemas y la biodiversidad en Huila  aún no han sido percibidas plenamente como una oportunidad para la población en general. Esto ha generado que no se promueva la corresponsabilidad que permita que las acciones de conservación sean adelantadas por todos los actores que de manera directa o indirecta se relacionan con la gestión de la biodiversidad y no exclusivamente por el sector ambiental.  La biodiversidad y los servicios ecosistémicos del departamento, dada su importancia estratégica tanto para la región como para el país, generan diversas oportunidades, que con adecuados sistemas de gestión se pueden concretar en favor tanto de su conservación como en la consolidación de los procesos de desarrollo sostenible regional.

La producción agropecuaria y seguridad alimentaria del Departamento

El sector agropecuario contribuye a 14.4% del PIB del Huila, 46% de lo cual proviene del rubro cafetero. En términos territoriales el 53% del Huila está dedicado a la producción agrícola, con más  de 1 millón de hectáreas agropecuarias. Dentro de los rubros más importantes de la economía agrícola se encuentran el café, con 129 152 ha. siendo hoy el departamento de mayor producción en Colombia. Lo sigue la ganadería, en su mayoría extensiva y de doble propósito,  con 740.000 ha y más de 400.000 cabezas. 

Sin embargo, es evidente que el café y la ganadería son sistemas altamente sensibles a variaciones en el clima, sea por sequía, que debilita el café y ganado, o por exceso de lluvias, generando condiciones propicias para enfermedades y plagas. Entre los dos afectan hasta el 80% del área total agropecuaria. Su buen manejo es por ende esencial para el manejo ecológico y económico del territorio.

Otro cultivo muy importante es el fríjol, cuya producción en el departamento es la más alta del país; sin embargo, el fríjol ha tenido problemas de sequías y, en épocas más húmedas, de hongos y plagas, reduciendo su productividad y rentabilidad, por lo que se requieren registros climáticos confiables y alertas tempranas accesibles para poder reaccionar en forma oportuna a los problemas señalados.

También es de gran importancia el arroz, pues el departamento figura como el segundo productor a nivel nacional, aunque su principal desafío consiste en reducir el alto costo de producción para hacerlo más competitivo que el arroz importado. Los arroceros son consumidores sustanciales del recurso hídrico, sin embargo, actualmente no existen cifras confiables sobre las cantidades consumidas, ni una presión o incentivo suficientes para incentivar un uso más eficiente. En épocas de sequías extremas los arroceros han tenido dificultades para acceder a una cantidad suficiente de agua para sus sistemas de riego y para mantener producciones económicamente rentables por hectárea.

Así mismo, los frutales están tomando mayor importancia al igual que los cultivos hortícolas, los cuales se consideran como rubros prometedores para el futuro de la economía Huilense.  Cabe destacar la producción de lulo, maracuyá y granadilla. Estos cultivos tienen extensiones menores pero cuentan con huellas ecológicas importantes sobre todo en el uso de madera para los soportes, el uso de agroquímicos la expansión de la frontera agrícola en bosques andinos y alto-andinos generadores de agua.

El potencial energético del Huila

El Huila cuenta con dos de los principales proyectos hidroeléctricos del país: Betania, con una capacidad de generación de 540 megavatios, y el nuevo proyecto hidroeléctrico el Quimbo, que se espera amplíe la generación hasta 940 megavatios. Los mayores caudales originados en la red hídrica del departamento, y las fuertes pendientes de las dos cordilleras andinas aseguran la continuidad del flujo de energía hacia las partes bajas, con todas las posibilidades de generar hidro-electricidad en cantidades estimadas de alrededor de 20.000 megavatios.

Adicionalmente, el departamento posee un gran potencial para la generación de energías no convencionales, especialmente de energía solar  y de biomasa residual proveniente de los cultivos de café y arroz. En consecuencia, la secretaría de vías e infraestructura reconoce la importancia de promover el desarrollo y aplicación de tecnologías alternativas de producción de energía, que funcionen con recursos renovables, para aplicar a la solución del problema de la crisis energética mundial y contribuir con un medio ambiente más limpio.

Más aún, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), del Huila, es pionero en la apropiación y aplicación de energías alternativas y tiene amplia experiencia en el desarrollo de prototipos para el desarrollo de proyectos con energía solar fotovoltaica y fototérmica, energía hidráulica y biomasa. Hacia el futuro se espera que la aplicación de estos prototipos se incremente, y que para el año 2025 algunas edificaciones, y otra serie de estructuras y maquinarias agrícolas funcionen con energías no convencionales.